la llegada a casa

Acabas de adoptar un gatito y lo acabas de llevar a casa; ten en cuenta que para él todo es nuevo; solo ha conocido el calor de su madre y sus hermanitos así que tendrás que:

  • quitarle el miedo y el estrés de estar en su nuevo hogar

  • acompañarle en todo momento y ayudarle a explorar todas las habitaciones

  • prepararle “su rincón” con una camita cómoda donde puede descansar, acicalarse y echar sus primeras siestas

Porporciónale muchos mimos y caricias y no te preocupes si llora por las noches si se encuentra solo; procura que esté calentito mientras duerme y que pueda verte y notar que estás cerca. Dejar una luz encendida es también una buena idea.

Tan pronto sea posible llévalo a su veterinario para que le haga un completo chequeo, planifique el plan de vacunación y le ponga su chip de identificación.

Desde el primer día delimita qué espacios le están permitidos en casa, a qué muebles no se puede subir (aunque tenlo claro; con el tiempo hará lo que quiera 😉). Eso sí nunca le grites ni le pegues.

Tus armas:

  • mucha paciencia

  • mucho humor

  • mensajes claros

  • comprarle juguetes y accesorios para que los muerda y rompa

  • un rascador donde poder afilarse las uñas

Poco a poco será un miembro más de tu familia y tu mejor amigo...